Formación en Centros de Trabajo

Los planes de estudios de los Ciclos Formativos están habitualmente divididos en dos cursos, cuyo último módulo es el de FCT, obligatorio para obtener el título de técnico en Formación Profesional. Podríamos decir que este último módulo es una formación práctica complementaria a la teórica, en donde el alumno plasma el aprendizaje recibido en las aulas en un entorno laboral y empresarial. La FCT se realiza a través de convenios entre el centro docente y la empresa donde el alumno va a realizar las prácticas, por ello es un módulo que puede considerarse como el inicio de la vida laboral, ya que se realiza exclusivamente dentro de la empresa, en donde un tutor guía el aprendizaje y desarrollo del alumno durante los meses de duración de dicho trabajo.

La Formación en Centros de Trabajo tiene una duración determinada, dependiendo del ciclo que se haya cursado (si es de Grado Medio o Grado Superior), pero aproximadamente los alumnos se encuentran realizando este módulo entre dos o tres meses, un máximo de 700 horas y un mínimo de 240.

Para cursar la FCT es necesario haber aprobado el resto de los módulos profesionales del ciclo profesional, y a su vez es imprescindible superar exitosamente la FCT para conseguir el título de Técnico en Formación Profesional. El calendario que se sigue durante la duración de la FCT es el escolar, no el laboral, por lo que si hay algún día festivo, el alumno no acude a la empresa, al igual que tampoco acudiría a clase. Las prácticas no son remuneradas, ya que no se considera como un empleo en sí, sino como parte de la formación para obtener el título de FP. Este módulo, entre otras cosas, permite:

“Complementar la adquisición por los alumnos de la competencia profesional conseguida en el centro educativo, mediante la realización de un conjunto de actividades de formación identificadas entre las actividades productivas del centro de trabajo; contribuir al logro de las finalidades generales de la formación profesional (adquirir la competencia profesional característica de cada título y una identidad y madurez profesional motivadora de futuros aprendizajes y adaptaciones al cambio de cualificaciones); evaluar los aspectos más relevantes de la competencia profesional adquirida por el alumnado y, en particular, acreditar aquellos aspectos de la competencia requerida en el empleo (expresada en el perfil de cada título) que no puede comprobarse en el centro docente por exigir situaciones reales de producción; adquirir el conocimiento de la organización productiva correspondiente al perfil profesional y el sistema de relaciones socio-laborales del centro de trabajo, a fin de facilitar su futura inserción profesional” (Fte.: Cámara de Comercio, Gran Canaria)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s